Translate

lunes, 5 de octubre de 2009

GALERÍA DE POESÍA SOBRE EL AJEDREZ

OMAR KHAYYÁM

Porque esta vida no es
-como probaros espero-,
mas que un difuso tablero
de complicado ajedrez.
Los cuadros blancos: los días
los cuadros negros: las noches...
Y ante el tablero, el Destino
acciona allí con los hombres,
como con piezas que mueve
a su capricho y sin orden...
Y uno tras otro al estuche
van, de la nada sin nombre.


AJEDREZ (JORGE LUIS BORGES)

I
En su grave rincón, los jugadores
Rigen las lentas piezas. El tablero
Los demora hasta el alba en su severo
Ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
Las formas: torre homérica, ligero
Caballo, armada reina, rey postrero,
Oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
Cuando el tiempo los haya consumido,
Ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
Cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

II
Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
Reina, torre directa y peón ladino
Sobre lo negro y blanco del camino
Buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
Del jugador gobierna su destino,
No saben que un rigor adamantino
Sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(La sentencia es de Omar) de otro tablero
De negras noches y de blancos días.


Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué dios detrás de Dios la trama empieza
De polvo y tiempo y sueño y agonías.


AJEDREZ (RÓMULO BUSTOS)

Alguien ha dejado abandonado este juego
Aquí las fichas en desorden. El caballo
Inicia un eterno salto en el aire
La torre –menudos peones y guerreros
Caídos- como si hubiera sido tomada por asalto
El paseo desolado de la reina que a veces
Asoma su pálido rostro entre las almenas
Y parece aún no entender lo que ha pasado




…Y SU AJEDREZ DE DURA MARAVILLA (GUIOVANNI QUESSEP)

Mejor no saber nada de este juego,
e ignorar hasta el canto de los pájaros
y esa luna que arde entre las torres,
la duración del polvo, las manzanas.
Sólo quien hizo el laberinto, el cielo
y su ajedrez de dura maravilla,
sabe, acaso, si un día perderemos,
si el juego es de los pasos de su reina.